Nuestra mano de obra

Consiste en colocar la fruta en un candissoire (dulcera) y verter en él jarabe hirviendo hasta cubrirla por completo. La fruta se deja en el almíbar, que se mantiene a una temperatura constante de 65°C, hasta que alcanza 70°/72°Brix.